magnify
formats

Las redes sociales y la conservación del empleo

Publicado en 24 abril, 2015

Redes sociales como Facebook, Twitter y especialmente Linkedin se han convertido en una herramienta más a la hora de buscar trabajo. Mucho se ha escrito sobre las redes sociales en este sentido, dejando de lado qué sucede con ellas cuando ya tenemos un trabajo. Y eso va a ser precisamente el tema que se aborda en este artículo.

A lo largo de la jornada laboral hemos de realizar las tareas profesionales encomendadas, a fin de llegar a los objetivos y metas marcados. Sin embargo, se viene observando que el auge de las redes sociales en horario laboral influye en el rendimiento de los trabajadores y les perjudica de manera negativa. Así lo demuestra un estudio llevado a cabo por Learnstuff.com, 1 de cada 10 trabajadores está más tiempo en Internet que trabajando, interrumpiendo su actividad laboral cada 10,5 minutos para actualizar sus perfiles en redes sociales, bien sea tuiteando, actualizando su estado de Facebook o enviando mensajes.

Además de abandonar las tareas profesionales por atender a estas redes sociales dentro de la jornada laboral y provocar problemas de seguridad informática relacionados con la descarga de programas y ampliaciones debido al malware, el hecho de compartir pensamiento íntimos y con ello la pérdida de privacidad también afecta al trabajo; así como el “enganche” a las redes sociales, que deriva en casos extremos en problemas de conducta y de adicción a las mismas.

La llegada y popularización de las redes sociales ha hecho que la población cambie su perspectiva y sus relaciones interpersonales. De hecho, cada vez es más habitual asistir a reuniones en las que existen momentos de silencio provocados por la excesiva atención a estas plataformas online. Mientras que estas actitudes tengan lugar en momentos de descanso no existe mayor inconveniente. El problema, según apuntan los especialistas, es que la utilización constante de las redes sociales se traslade a las oficinas y espacios de trabajo, llegando a plantearse una situación de despido. Para que esto no suceda, a continuación se ofrecen los 5 motivos por los cuales las redes sociales se pueden convertir en la pesadilla que haga perder el trabajo.

 

Los 5 motivos por los cuales las redes sociales pueden causar un despido:

1) Quejarse de los clientes o de los jefes en las redes sociales.

En estas plataformas online es posible como usuarios manifestar una idea, un comentario a nuestra red de contactos relacionado con un mal día en el trabajo, siendo una vía de desahogo de los problemas. Sin embargo, el error se comete al no ser consciente de que esa opinión puede ser vista por tu jefe, por los clientes o por los compañeros presentes y potenciales, además del personal que trabaja en Recursos Humanos. En este último caso, este comportamiento demuestra a los reclutadores que es un empleado que no se preocupa por su trabajo ni por la empresa en la que trabaja.

2) Hacer pública información confidencial a través de las redes sociales.

En cualquier puesto de trabajo se maneja información privilegiada y confidencial, que no ha de hacerse pública.

3) Estar online permanentemente.

Coincidir las 24 horas del día, 7 días a la semana conectado a las redes sociales es totalmente perjudicial para los trabajadores. Es más, dentro de la empresa puede ser una señal de alerta que lleve a pensar que ese empleado gasta el tiempo en las redes sociales y no resulta productivo. La única excepción sería cuándo el trabajo a realizar se base en actualizar la información y las acciones de la empresa a través de las redes sociales.

4) Enlaces a fuentes dudosas o desconocidas.

Este motivo cobra especial relevancia en tareas relacionadas con un sector empresarial que valora la investigación y la información completa. Cuando un trabajador publica información no corroborada con enlaces a sitios poco creíbles o marcados como amenazas, la credibilidad profesional disminuye.

5) Perfiles falsos.

Ser uno mismo en las redes sociales y no publicar datos falsos en los perfiles de redes sociales que utilice, porque terminarán por parecer fraudulentas a los compañeros y jefes de la empresa así como de cara a procesos de selección.

Los trabajadores cada vez tienen más conciencia de esta situación y piensan dos veces lo que escribir en una red social. Un reciente estudio llevado a cabo en Estados Unidos por FindLaw.com revela que más de 1.000 adultos han borrado y eliminado ciertos contenidos relacionados con su trabajo después de una respiración profunda que les ha hecho recuperar la calma y la razón.

 

Recomendaciones básicas para hacer un uso responsable de las redes sociales en el puesto de trabajo

En trabajos donde se utiliza un ordenador con conexión a Internet, es más que probable que exista la tentación de consultar las redes sociales unos minutos durante la jornada laboral. Esto deberá hacerse siempre que se cumplan las siguientes condiciones:

  1. El acceso y navegación por las redes sociales no contravenga las políticas internas de la empresa.
  2. A la hora de acceder no salten medidas de seguridad implantadas a fin de evitarlo el acceso a las redes sociales.
  3. El número de accesos y el tiempo de permanencia en las redes sociales sea moderado y proporcionado conforme al motivo que justifique la visita.
  4. La navegación por las redes sociales no suponga una merma de la productividad del empleado ni perjudique el correcto desempeño de sus funciones.
  5. El uso de las redes sociales no sea causa de detrimento en el rendimiento de los sistemas informáticos de la empresa ni reduzca sensiblemente la velocidad de navegación por Internet.

 

5 Consejos para mantener el puesto de trabajo

La conservación del trabajo es la máxima prioridad para más de la mitad de la población española, y no es de extrañar a la vista de la competencia laboral cada vez más fuerte y el aumento del número de personas sin trabajo. Con el fin de conservar el trabajo, ofrecemos 10 consejos para mantenerlo.

1) Tener una actitud proactiva y positiva, siendo uno de los rasgos mejor valorados.

Por ejemplo, enfrentarse a situaciones negativas con buena actitud y con positivismo, encarar el trabajo con buen humor e iniciativa y trasladarla al resto de compañeros y del equipo puede marcar la diferencia entre un ascenso y un despido. Es muy importante destacar por la dedicación y por el compromiso con el trabajo encomendado y por la empresa, conociendo las carencias, las fortalezas, aportando soluciones innovadores y mostrándose abierto. También es importante la autoestima y la confianza, lo que hace aumentar la productividad.

2) Cumplir con los horarios y los objetivos.

La puntualidad refleja el compromiso personal y la responsabilidad adquirida con la empresa, especialmente de cara a reuniones con los clientes o la entrega de los trabajos y de las tareas asignadas.

3) Formación y especialización continuada.

Aquellos trabajadores que presentan un nivel formativo alto tienen mayor continuidad en una empresa, frente a los empleados que cuentan con un nivel de estudios bajo, que albergan más dudas sobre su futuro profesional, según la encuesta internacional Workmonitor elaborada por la empresa Randstad sobre las expectativas laborales de los trabajadores.

4) La flexibilidad laboral es la capacidad de adaptarse a diferentes situaciones e imprevistos que surjan en la empresa, convirtiéndolos en nuevas oportunidades.

Esta característica va aumentando con los años: en torno al 71% de los líderes empresariales consideran la flexibilidad como un aspecto fundamental en el momento de decidir a qué empleado mantener en plantilla o a quién promocionar dentro de la empresa, según un estudio de Accenture.

5) Contribuir a mantener un buen clima de trabajo.

Es importante tratar de mantenerse al margen de los problemas y malentendidos que puedan aparecer dentro de la empresa, generar un clima laboral agradable, no hablar mal de nadie e integrar eficientemente a los nuevos trabajadores que lleguen. De este modo, se consigue el respeto de los compañeros, algo positivo de cara a la evaluación de departamento y que se puede convertir en una mejora del puesto o salarial.

Como hemos visto, las redes sociales nos permiten mantener el contacto con otras personas, pero hacer un uso excesivo revelando en ellas información que no debe ver la luz puede afectar a nuestro trabajo y verse afectadas las relaciones sociales. Las redes sociales también ofrecen múltiples posibilidades, ganando adeptos el emarketing a través del móvil. Si no quieres quedarte atrás en esta tendencia, es recomendable apostar por la formación en Mobile Marketing.

 
 Share on Facebook Share on Twitter Share on LinkedIn
© Copyright Educacionline - Todos los derechos reservados - Tel.: 902 10 14 10
CLOSE
CLOSE